Escrito por

La mejor receta de pollo al ajillo

El pollo al ajillo es una de mis recetas preferidas y el mejor plato que preparara mi hermana, es una auténtica delicia que espero que disfrutéis con nosotros, que la pongáis en práctica y nos contéis vuestros trucos. ¡A degustar!

pollo al ajillo

El pollo al ajillo es un plato excepcional, sencillo y con un sabor increíble.

Las recetas con pollo son una verdadera delicia, una carne perfecta para cualquier tipo de comensal y que nos permite que podamos prepararlo con cualquier tipo de sabor o combinarlo con múltiples ingredientes. En mi casa el pollo al horno con limón y el pollo al ajillo son dos de los platos preferidos, pero hay muchas más combinaciones que quiero compartir con vosotros porque son fáciles y de un resultado espectacular.

Ingredientes

  • Un pollo 3.500kg
  • 3-4 dientes de ajo
  • 2 Limones
  • Un poco de agua (si el sabor es fuerte)
  • Un chorro de vino
  • Especias:
    • Albahaca
    • Tomillo
    • Pimienta
  • Una pizca de sal
  • 4 patatas
  • 4 cucharadas de aceite de oliva

Preparación

En primer lugar vamos a trocear el pollo, intentaremos que sea en trozos relativamente pequeños, más troceado que en cuartos. A continuación, ponemos una sartén al fuego con un poco de aceite, salpimentamos el pollo y lo pasas por harina por harina.

Una vez que el aceite esté caliente, ponemos el pollo a dorar. Esto significa que no queremos que se haga por dentro, el objetivo es que se dore para que quede mucho más sugerente y más rico.

Una vez que lo tengamos preparamos en otra sartén el ajo, lo troceamos en láminas grandes, que sea visible en el plato. El número de dientes de ajo es variable pero lo que buscamos es que tenga bastante sabor. Cuando lo tengamos añadimos el pollo con el zumo de dos limones, incorporáis un poco de agua, un buen chorro de vino y las especias.

En una sartén aparte preparamos las patatas que previamente las cortaremos en gajos, los cortes son irregulares escuchando como estala la patata para que tenga mucho más sabor. Cuando estén más o menos echas y el pollo esté en su punto las añadimos para que adquieran todo el sabor.

pollo ajillo

Trucos

En el caso de que vayas a dejar el pollo preparado para el día siguiente, como en mi caso, no pongáis las patatas hasta que no vayáis a servirlo ya que se ablandarían y perdería la gracia el plato.

Es importante que cuando preparéis algún guiso de pollo previamente lo hayáis dorado, veréis que el resultado es completamente diferente y mucho más vistoso.

Más recetas

SaborGourmet.com

Newsletter