SaborGourmet.com

Receta de Rösti de patata por menos de 2 euros

Los rosti de patatas son una opción ideal, tanto para momentos dulces como salados. Te contamos cómo hacerlos fácilmente en casa.

Receta de rosti de patatas

Los rosti de patatas son muy típicos en Suiza y en Alemania. Puedes prepararlos de manera que te queden súper crujientes o puedes optar por una preparación jugosa en su interior. Éstas se pueden comer de múltiples maneras, siendo una opción ideal para añadirle un poquito de azúcar encima o una mermelada y ni qué decir de la compota de manzana, así tendrás una opción riquísima para un desayuno o un brunch. Otra opción es presentarlo como el acompañamiento de un plato salado, como puede ser el típico schnitzel (algo similar a un filete empanado).

En internet puedes encontrar versiones variadas sobre este plato de rosti de patatas y es que, como todo en la cocina, no hay una única manera de prepararlo. Tienes opciones con o sin huevo, en las que puedes o no añadir queso rallado, etc.

NOVEDAD WHATSAPP: ¡Recibe GRATIS las recetas en el momento! Pincha aquí para entrar en nuestra comunidad de WhatsApp

Para conseguir que este plato te quede bien hay que tener en cuenta algunos aspectos básicos: utilizar una mandolina o cortador para que todas las patatas tengan el mismo grosor, así se harán de igual manera; se ha de  retirar la humedad de las patatas; no intentes que todo quede perfecto, los hilos de patatas es bonito que salgan hacia los laterales.

Puedes preparar estos rostis de patatas en la sartén o en el horno. En la sartén quedarán más crujientes si los fríes con bastante aceite caliente, pero también puedes conseguir hacerlos un poquito más gruesos y que queden crujientes por fuera pero jugosos por dentro. En el horno puedes hacerlos finos o gruesos igualmente, como prefieras, el punto estará en el tiempo de horneado que aumentará frente al frito.

Ingredientes

  • 3 patatas grandes
  • 1 cebolla
  • Aceite de oliva virgen
  • 1 huevo
  • Sal
  • 1 cucharada de harina aproximadamente

*la cantidad de la harina puede variar, ya que el huevo puede ser más o menos grande.

Preparación

Pela las patatas y las lavas. Después las pasas por la mandolina o el cortador que tengas en casa, de manera que te quede la patata rallada e igualada.

Puedes poner la patata en un escurridor, entre las hojas de papel de cocina o en una tela. Es necesario quitarle cierta humedad.

Pela la cebolla y la pasas por la misma mandolina o cortador, de forma que también tenga el mismo grosor y se haga con facilidad.

Ponlo todo junto en un cuenco y añades un poco de sal. Si vas a utilizarlo como acompañamiento salado, puedes añadir un poquito de pimienta.

En un plato bates un huevo. Añádelo a la mezcla anterior.

Mezcla todo bien e incorporas una cucharada de harina. Mezcla de nuevo. Tienes que conseguir una mezcla que no esté completamente seca pero que sea un poco manejable.

Después, pones una sartén con abundante aceite al fuego. Cuando esté caliente, añades una bola redonda y aplastada de la masa. Fríela por cada lado hasta que tenga un bonito dorado.

Una vez lo tengas, lo pones en un plato forrado con papel de cocina para que absorba toda la grasa sobrante.

Según las tengas, sirve, porque es importante que estén calientes para que estén buenísimas. Si ves que vas a tardar, mételas en el horno caliente a baja temperatura para que no pierda su calor.

3.75 / 5
3.75 - 4 Votos
Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar