Escrito por Tendenzias

Setas empanadas

Las setas empanadas son tremendamente sencillas de preparar y no tienen grandes misterios pero sí que resulta imprescindible hacer un buen empanado para que se combine su textura jugosa con un exterior crujiente, que es lo que hace divino este plato.

Uno de los acompañamientos clásicos de las setas empanadas es la salsa alioli y, si no lo habéis probado nunca, os lo recomiendo mucho porque la combinación de sabores es estupenda. También podéis darle un toque más asiático con la salsa de soja o incluso un poco de wasabi (a mí es que me pierde el picante) o comerlas tal cual, que están buenísimas ¡son muchas las opciones!

Además de que puedes acompañarla con diferentes salsas y así crear multitud de sabores, lo mismo va a ocurrir con la forma de empanar las setas: con huevo, sin huevo, con pan rallado o con harina (trigo, garbanzo…), o incluso hacerlas en tempura.

Setas empanadas con huevo

Las setas empanadas con huevo son la forma más clásica de prepararlas y, si se combina con un pan rallado grueso se obtiene una capa verdaderamente crujiente.

La complejidad de prepararlas es bajísima, por no decir nula, ya que no requiere ningún proceso especial, sólo seguir el paso a paso.

Setas empanadas con huevo: Ingredientes

  • Setas
  • 1 huevo
  • Pan rallado
  • Aceite de oliva suave
  • Sal
  • Alioli casero

Setas empanadas con huevo: Preparación

Si queréis acompañarlas de salsa eso lo dejo a vuestro gusto, si os animáis con la alioli, os dejo nuestra receta casera que siempre triunfa en casa (prepara el pan para mojar también): Alioli casero paso a paso. Sería importante tenerla lista antes que poneros con las setas para que no pierdan temperatura en cuanto las tengáis.

Lava las setas por ambas caras y las aplastas un poquito, con suavidad, para que pierdan el agua sobrante sin que se dañen. Colócalas sobre un papel de cocina para que siga absorbiendo mientras preparamos el resto de pasos.

En un bol echa un huevo y bátelo. En otro bol echa el pan rallado.

Pasa una seta por el huevo y que quede bien humedecida por todos lados, la pasas por el pan rallado y la aplastas un poquito sobre él para que se pegue el pan por toda la superficie.

Pon una sartén al fuego con un buen chorro de aceite de oliva y, cuando esté bien caliente, se añaden las setas. Hay que estar pendientes para que el pan rallado no se queme, así que ponlo a fuego medio y ve girándolas cuando estén hechas por la otra cara.

Al sacarlas las colocas sobre otro papel de cocina para que absorba la grasa que sobre y, en cuanto las tengas todas, sirve rápidamente para que no se pierda el calor.

¡Buen provecho!

SaborGourmet.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos