Escrito por

Solomillo al ajillo

El solomillo al ajillo es un plato facilísimo y rápido de preparar, con un sabor espectacular y una salsa para que puedas mojar. Te ensañamos a prepararlo en pocos pasos.

solomillo-ajillo

El solomillo es una de las carnes que más juego dan en la cocina puesto que admiten todo tipo de sabores, desde los más dulces a los más intensos para generar unos contrastes impresionantes. En esta ocasión, os traemos una receta muy sencilla que es fantástica tanto para grandes como para pequeños.

Como veréis a continuación, no se necesita ser ningún chef para preparar esta sencilla receta que la única dificultad que presenta es encontrarle el punto a la carne. Lo demás sólo es contar con una buena calidad de ingredientes.

Si veis que os falta algún ingrediente o queréis probar con nuevos sabores, sólo tenéis que pinchar aquí:

Las mejores recetas de solomillo

Solomillo al ajillo: Ingredientes

solomillo-ajillo-ingredientes
  • 1/2 Solomillo
  • 1 cabeza de ajos
  • 1/2 vaso de vino blanco
  • Sal
  • Pimienta molida

Solomillo al ajillo: Preparación

Lo primero que vamos a hacer será pelar las patatas y cortarlas en dados. Pon una sartén al fuego con abundante aceite y cuando esté caliente las incorporamos.

A continuación, corta el solomillo en medallones un poco gruesos (de 2 centímetros más o menos). Echas un poco de aceite en una sartén y cuando esté caliente pones los solomillos sin salar, dejas que se marquen un poco por cada lado y los retiras.

solomilloImagen de Flickr JLastras

En el mismo aceite, añade un poco más si hiciera falta, echas los ajos pelados y sin cortar. Deja que se doren pero sin llegar a quemarse.

marcar-solomillo

Cuando estén listos los ajos se vuelve a incorporar los solomillos y se salpimienta. Añade el vino blanco, yo he escogido un vino de rueda fuerte que es perfecto para guisar y que da mucho sabor, déjalo a fuego fuerte para que se vaya reduciendo el alcohol y la salsa mientras se hace la carne por dentro.

Dependiendo del grosor tendréis la carne lista en 10 minutos o menos. Tened muy en cuenta que la carne de solomillo es mejor presentarla al punto que demasiado hecha, pues pierde su jugosidad tan característica.

Una vez que están las patatas, retíralas del fuego y las sirves en un plato, echa sal y acompáñalas con la carne. Una vez servido, sólo queda disfrutar de la mezcla de sabores del plato.

solomillo-al-ajillo
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos