Escrito por

Tarta de cumpleaños de chocolate blanco

Os proponemos una tarta de cumpleaños de chocolate blanco, acompañada de un bizcocho suave y tierno, cubierto de chocolate negro para generar un buen contraste. Y, para que no cueste cumplir años, un montón de las chocolatinas preferidas de la cumpleañera para endulzarse todavía más.

Tarta de cumpleaños de chocolate blanco es un auténtico manjar para los golosos de la casa y, ni qué decir si le añadimos todas las chocolatinas que le hemos puesto.

La tarta de cumpleaños de chocolate blanco es impresionante, soy muy fan de este bizcocho que es tan jugoso. Eso sí, los que no seáis golosos mejor prescindir de esta tarta porque es una oda al cacao en todas sus vertientes. ¡Tampoco recomendamos que os aficionéis en exceso! Una vez al año sí, pero muchas no que tiene una importante cantidad de azúcar.

La preparación no es en absoluto complicada, lo que ocurre es que lleva varias partes y eso requiere un poquito de tiempo, pero complicación cero. Si tenéis unas varillas eléctricas vais a ver que lo tenéis hecho en un periquete.

Eso sí, esta tarta hay que preparar cada una de sus partes el día anterior, pues ganan en textura y sabor con unas buenas horas de reposo.

Ingredientes de la tarta de cumpleaños de chocolate blanco

Bizcocho

  • 200 gr harina
  • 25 gr maicena o harina de maíz
  • 225 gr mantequilla
  • 225 gr azúcar
  • 8 gr. levadura química
  • 4 huevos
  • 50 ml leche
  • 1 cucharadita de aroma de vainillla

Ganache de chocolate blanco

  • 100 ml de nata líquida
  • 300 gr de chocolate blanco

Cobertura de chocolate

  • 50 ml de nata líquida
  • 150 gr de chocolate 55% cacao

Decoración

  • Chocolatinas

Preparación de la carta de cumpleaños de chocolate blanco

Lo primero que tenéis que saber de la preparación de esta tarta de cumpleaños de chocolate blanco es que tiene una textura muy blandita y tierna, como si fuera un bollo pero sin dejar de ser bizcocho. Para conseguirlo, es importante dejarlo reposar de un día para otro para que la miga se asiente.

Preparación bizcocho

En un bol pon la mantequilla en pomada (que esté blandita) junto con el azúcar. Con unas varillas -mucho más cómodo y rápido si son eléctricas- bate hasta que todo esté completamente homogéneo, mantente batiendo durante unos 5 minutos y verás cómo se crea una crema con volumen.

Añade los huevos uno a uno sin dejar de batir, que estén completamente ligados antes de añadir el siguiente elemento.

Echa la cucharadita de aroma de vainilla en los 50 ml de leche, remueve con una cucharilla y lo echas en la crema. Bate unos minutos hasta que vuelva a estar completamente integrado.

Tamiza los dos tipos de harina y la levadura. Ve añadiendo poco a poco la mezcla sobre la crema, sin dejar de batir, para que constantemente esté bien integrado y sin perder textura.

Cuando lo tengas listo, lo añades sobre el molde que vayas a utilizar previamente enharinado para que no se pegue. Es decir, lo untas de mantequilla, echas una cucharada de harina (aproximadamente) y lo vas moviendo para que todo el molde quede cubierto de harina. Ponlo boca abajo, le das unos golpes suaves para que se desprenda lo restante y listo.

Mételo en el horno previamente calentado a 180º durante unos 40 minutos. Antes de retirar, pínchalo con un cuchillo o un palillo para comprobar que sale completamente seco, señal de que estaría listo.

Dejas que se enfríe a temperatura ambiente y, después, lo envuelves en papel de plástico y lo metes en la nevera hasta el día siguiente. Veréis que la textura de la miga del bizcocho mejora muchísimo.

Ganache

La ganache de chocolate blanco y negro hay que prepararla también el día anterior, se recomienda que repose unas 10 horas para que tenga mejor textura.

Pon en un molde el chocolate blanco troceado (a mejor calidad, mejor resultado). Pon la nata a calentar en el microondas y, cuando esté caliente, lo vuelcas sobre el recipiente del chocolate. Déjalo dos minutos sin remover.

Después, con unas varillas manuales remueves todo para que se deshaga completamente y quede una crema homogénea. Lo dejas enfriar a temperatura ambiente hasta la hora del relleno.

Cuando quieras utilizarlo lo bates con unas varillas eléctricas para que vuelva a estar cremosa y fácil de usar. Puedes introducir la ganache dentro de una manga pastelera o como gustes para rellenar la tarta.

Montaje de la tarta

Según lo veis en las fotografías ya os podéis imaginar cómo es el montaje de estar tarta. Desmoldar el bizcocho e igualar la parte superior si queréis que sea completamente uniforme. Después, lo partís a la mitad en horizontal.

Rellena con la ganache de chocolate blanco y cúbrelo con la otra mitad del bizcocho.

Tapa toda la tarta con ganache de chocolate negro y que quede todo lo uniforme que quieras, o déjalo con volúmenes, como gustes. En seguida, coloca las chocolatinas que hayas escogido para que quede colorido y con los dulces preferidos del cumpleañero o cumpleañera.

Otras recetas que os pueden resultar interesantes son:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos