Escrito por

Tarta helada de oreo, dulce de leche y chocolate

La tarta de oreo, dulce de leche y chocolate es muy fácil de preparar y apenas requiere trabajo, por lo que podéis tener la lista en poco tiempo y sin necesidad de ser grandes reposteros. Sólo con deciros los nombres ya os podéis hacer una idea de lo impresionante que va a resultar comerla. Os mostramos el paso a paso para hacerla en casa.

Tarta de oreo, dulce de leche y chocolate

La tarta de oreo, dulce de leche y chocolate es una bomba calórica, no os puedo decir lo contrario, pero está tan increíblemente buena que no os puedo dejar de animar a hacerla. Si lo pensáis, cada una de sus capas es un trocito de cielo, así que ¿os imagináis cómo es comerlas todas a la vez?

Lo mejor de esta tarta de oreo, dulce de leche y chocolate es que resulta muy sencilla de preparar y no os va a llevar mucho tiempo. Sí que requiere tiempo para enfriarse y que quede la nata más sólida pero, aunque resulte difícil aguantar, siempre merece la pena.

Tarta de oreo, dulce de leche y chocolate – Ingredientes

Molde de 18 cm:

  • 5 -6  paquetitos de galletas oreo
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 330 ml de nata líquida para montar bien fría
  • 400 gr. de dulce de leche repostero
  • 170 gr. de chocolate al 45% de cacao
  • 170 gr. de nata líquida para montar
  • 2 cucharadas de queso crema
  • 1 sobre de cuajada
  • 2 cucharadas de azúcar glas (opcional)

Tarta de oreo, dulce de leche y chocolate – Preparación

Tritura 16 galletas oreo y, cuando estén en forma de polvo, será el momento de añadir la mantequilla fundida. Mézclalo todo con una cuchara hasta que veas que la galleta cambia de color. Cuando lo tengas listo será el momento de echar la galleta sobre el molde (nosotros hemos preparado un vasito extra) y hay que aplastarla con una cuchara hasta que quede uniforme.

Vuelca el dulce de leche repostero sobre la galleta oreo y, con cuidado, lo vas extendiendo por toda la superficie. Vas a ver que este dulce de leche repostero es más denso que el clásico, por lo que puede costar un poquito más extenderlo, pero se hace perfectamente.

Para la capa de chocolate:

  • Pones un chorrito de nata líquida (20 ml aproximadamente) en un vaso y deshaces el contenido del sobre de la cuajada, hasta que esté completamente deshecho y sin grumos.
  • En un cazo pones los 150 ml de nata líquida y cuando esté caliente añades el chocolate en onzas.
  • Cuando esté fundido completamente añades dos cucharadas grandes de queso crema y, de nuevo, cuando vuelva a estar todo disuelto y homogéneo será el momento de añadir la cuajada disuelta.
  • Déjalo al fuego hasta que hierva, momento en el que lo retiras del fuego y vuelcas con cuidado sobre el dulce de leche.
  • Déjalo enfriar completamente antes de continuar.

Pon la nata bien fría en un recipiente y móntala con unas varillas eléctricas hasta que veas que está densa. Podéis añadirle previamente unas cucharadas de azúcar en polvo, nosotros hemos optado por no hacerlo al final porque temíamos que fuese excesivamente dulce. Cuando tengas la nata bien montada, la colocas sobre la última capa de chocolate con mimo, para que mantenga su peso.

Decora con trocitos de galleta oreo y lo metes en el congelador durante 2 horas para que la nata se solidifique.

Otras recetas de tartas y dulces con oreo que os pueden gustar son:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?