Escrito por

Milhojas de crema rápida y fácil

Una milhojas de crema rápida, fácil y riquísima con la que os volveréis a enamorar de la repostería, de lo casero, de lo hecho con mucho mimo. Os proponemos una receta sencilla, con una crema pastelera con el punto justo de azúcar para que disfrutéis a lo grande del postre.

Milhojas de crema rápida y fácil

El milhojas de crema es una de esas recetas clásicas y riquísimas que se puede preparar fácilmente en casa para uno o varios comensales. Para que sea una milhojas de crema rápida y fácil lo que vamos a hacer es trabajar con una masa de hojaldre comprado pero, recordad, que también podéis hacer vuestra propia placa de hojaldre en casa.

Podéis hacer diferentes combinaciones de este milhojas de crema, tanto en la decoración como en el relleno. Uno de los grandes ejemplos se encuentra en que puedes poner una capa de crema y en la milhoja superior poner una capa de merengue; en la decoración podéis poner glasa de azúcar o podéis espolvorear azúcar glasé directamente, y/o además podéis añadirle unas frutas frescas en cada porción.

Para que nos resultase mucho más cómodo comerlo, hemos preparado unas milhojas de crema individuales (estábamos de celebración de cumple y éramos más de 10 personas) en lugar de tener que estar cortando porciones de una milhojas grande, que el hojaldre a veces puede ser complicado de cortar limpiamente.

Milhojas de crema rápida y fácil – Ingredientes

De 1 lámina podéis obtener cuatro milhojas de 10 cm x 6,5 aproximadamente

  • 1 lámina de hojaldre rectangular
  • 500 ml de leche entera
  • 2 yemas y 1 huevo entero
  • 1 vaina de vainilla
  • 40 gr. de maicena
  • 125 gr. de azúcar
  • 100 gr de azúcar glasé
  • 1 + 1/2 cucharada de agua

Cómo hacer milhojas de crema

En mi caso, lo primero que hemos preparado han sido los hojaldres porque éramos 15 personas y nos iba a llevar bastante tiempo hacerlo, ya que eran 4 láminas de hojaldre. Pero, si vais a hacer pocas cantidades, podéis hacerlo a la vez o empezar por la crema pastelera que luego tiene que enfriarse.

Hay varias formas de hacer la crema pastelera, en esta ocasión hemos hecho una receta más rápida (aquí tienes otra forma de hacerla y ver también la crema pastelera de chocolate). Ponemos toda la leche en un cazo con el interior de la vaina de vainilla y las vainas, lo ponemos al fuego y lo llevamos a ebullición; cuando llegue este momento, retiramos del fuego y lo dejamos 30 minutos para que se aromatice.

Pasado este tiempo, cuelas la leche y añades el resto de ingredientes. Según vayas echando los huevos tienes que remover de manera constante para que no se cuaje en ningún momento (es posible que la leche esté algo caliente todavía) y llevas todo de nuevo a ebullición. Lo dejas unos segundos y después lo dejas enfriar completamente.

Pon el horno a precalentar a 180º o 200º, depende de la potencia de vuestro horno. En mi caso, con 180º ha sido suficiente.

Para preparar la lámina de hojaldre sólo tenéis que estirarla con un rodillo para que tenga un grosor de entre 3 mm y 5 mm. Intentad que queden rectos los bordes y, como no siempre es posible, después con una regla y un corta pizzas o cuchillo, termináis de recortar los bordes para que estén completamente rectos.

Tomad la medida del ancho y el largo, después dividís en función del tamaño de las milhojas que queréis hacer en casa. En mi caso, me han salido cuatro filas y cuatro columnas de milhojas con unas medidas aproximadas de 10 cmx6,5 cm. Cuando lo tengáis listo, pinchad toda la superficie del hojaldre con un tenedor.

Cubrís con papel de horno una bandeja, colocáis el hojaldre con un poquito de distancia entre cada una y volvéis a cubrir con papel de horno. Encima de estas láminas tenéis que poner otra bandeja o recipiente apto para el horno con el que vais a evitar que el hojaldre pueda subir y aumentar su volumen.

En mi caso, el tiempo de horneado ha sido de unos 12 minutos; con algunos hornos es posible que os pida un tiempo de horneado superior. Esto lo vais a ver cuando vayáis a sacar el hojaldre si tiene un aspecto dorado o todavía lo veis crudo. Cuando lo tengáis, lo dejáis enfriar.

Para cada persona vas a necesitar tres rectángulos de hojaldre. Rellena una manga pastelera con la crema y vas rellenando dos milhojas y luego cubres con una que hará de sombrero. Así hasta que termines todas las milhojas.

La glasa la hemos preparado al final, pones el azúcar glasé en una taza y añades una cucharada y media de agua, remueves bien hasta obtener una mezcla densa. Es importante que tengas en cuenta que requiere de poquísima agua el azúcar glasé, y así conseguiremos una pasta apta para la decoración. Con una cuchara vamos echando sobre cada uno de los hojaldres que forman “el sombrero”. Verás que poco a poco va endureciendo la glasa.

Ya sólo queda servir y disfrutar.

Otras recetas con hojaldre que pueden interesarte son:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos