Pan naan – Pan indio en sartén

SaborGourmet.com

El pan naan es un pan suave y tierno que podemos preparar en la sartén. Es un pan que también puede ir acompañado de otros ingredientes, ya sea de especias como de queso o calabaza. Os contamos cómo podéis prepararlo paso a paso.

Receta de pan naan

Tradicionalmente, el pan naan se cocina en un horno de barro llamado tandur, aunque hoy día lo podemos preparar en casa con una sartén de toda la vida. Actualmente se considera  que este pan proviene de Asia, aunque se desconoce realmente el origen del mismo y se habla de múltiples procedencias (egipcios, mongoles, persas…).

El pan naan es uno de las cosas más ricas que podéis encontrar en cualquier restaurante de gastronomía india. En la carta podréis ver combinaciones riquísimas, como con aceite y ajo, con queso, con calabaza, entre otros. Este último, es de sabor dulce y es impresionante para combinarlo con platos muy picantes.

A la hora de prepararlo en casa vais a ver que es tremendamente sencillo y que los ingredientes son muy fáciles de conseguir o que, incluso, los vais a tener directamente en casa. El pan naan es un tipo de pan que no requiere conocimientos sobre masas ni nada por el estilo, es perfectamente apto para novatos o para quienes quieren disfrutar de un pan recién hecho.

Podéis encontrar versiones de pan naan con masa madre, nosotros hemos hecho la versión rápida que se elabora con levadura (fresca o seca, a vuestro gusto). Este pan lo podéis tener listo en un par de horas aproximadamente, o podéis dejarlo preparado para el día siguiente si dejáis que fermente en la nevera durante la noche.

Si habéis hecho pan naan de más, o si queréis tenerlo listo para otras ocasiones, podéis congelarlo. Una vez que lo cocinéis y esté listo, lo dejáis enfriar por completo y después lo metéis en bolsas herméticas, al congelador y ¡listo!

Ingredientes para hacer Pan naan

Para 16 pan naan:

  • 750 gr. de harina panificable o panadera
  • 150 gr. de yogur natural sin azúcar
  • 100 gr. de leche entera
  • 250 gr de agua
  • 16 gr. de levadura fresca
  • 10 gr de sal
  • Ghee o aceite

Para condimentar el pan:

  • Cúrcuma
  • Perejil fresco
  • Cilantro fresco
  • Ajo
  • Queso rallado (tipo emmental)
  • Mantequilla

Cómo hacer pan naan paso a paso

En el bol de la amasadora pones todos los ingredientes: agua, leche, yogur, harina, levadura y sal.

Amasa a velocidad media hasta que obtengas una masa, luego puedes aumentar la velocidad hasta que veas que se despega de las paredes y se encuentra casi toda la mancha en el gancho. Verás que es una masa un poco pegajosa, está bien.

Pasas la masa a un recipiente de plástico o uno previamente engrasado. Le haces unos cuantos pliegues para que coja más tensión y lo tapas con un film, dejándolo en reposo hasta que doble. Otra opción, lo metes en la nevera hasta el día siguiente, lo que puede intensificar sus sabores y aromas.

Para que suba correctamente pon el recipiente en una zona en la que no haya corrientes de aire y, si es calurosa, mejor que mejor.

Una vez que haya doblado, engrasas con un poquito de aceite la mesa en la que vayas a trabajar. Vuelcas la masa y la extiendes. Córtala en 16 piezas, intentando que sean lo más aproximadas posibles.

Cada una de esas piezas la extiendes sobre la masa, las presionas suavemente con la yema de los dedos para que pierdan el gas. Lleva cada punta hacia el centro, presionando ligeramente, y cuando esté todo cerrado le das la vuelta y volteas, arrastrándolas sobre la mesa. A esto se le llama bolear, puedes ver vídeos en youtube.

Si quieres rellenarlas de queso desgasificas la pieza y, antes de cerrarla como te hemos indicado, pones un puñadito de queso rallado en el centro y cierras como te hemos indicado antes. Es decir, solo cambia lo anterior porque lo rellenas y boleas la masa.

Las colocas en una bandeja forrada con papel vegetal y las dejas reposar, previamente tapadas con papel film, durante unos 30 minutos.

Vuelve a echar un poquito de aceite sobre la mesa, la extiendes y vuelves a colocar cada bola de masa que has dejado reposar. La extiendes con un rodillo, hasta un grosor de unos 3 mm.

Pones una sartén al fuego, mejor si es de hierro, y cuando esté bien caliente añades el pan estirado. Lo puedes pincelar con un poco de mantequilla ablandada, mezclada con un diente de ajo y una hierba fresca (perejil o cilantro).

En muy pocos minutos lo tendrás listo, verás que se va hinchando y adquiere un color dorado muy bonito.

Lo ideal es comer este pan recién hecho, así que ¡manos a la obra!

Otras recetas de pan que te pueden gustar son:

5
5.00 - 1 Voto
Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar