Panecillos de leche

SaborGourmet.com

¿Quién puede resistirse a unos panecillos de leche? Bollitos jugosos por dentro, con el punto justo de dulzura y que podéis preparar fácilmente en casa. El resultado es maravilloso, el olor es muy rico y su versión casera es deliciosa.

Receta de panecillos de leche

Los panecillos de leche son unos pequeños bollos que puedes comer así, tal cual, o puedes rellenarlos con alguna mermelada o crema de cacao, o incluso en la preparación puedes añadirle unas pepitas de chocolate a la masa. Si prefieres las opciones saladas, estos panes de leche los puedes rellenar con jamón y queso, así tendréis una perfecta combinación de dulce y salado que queda fenomenal.

Al igual que en otras recetas, estos panecillos de leche los podéis preparar tanto a mano como con amasadora. Si la queréis hacer a mano es totalmente factible, va a llevar un poquito más de trabajo que con amasadora pero el resultado es igualmente óptimo.

Panecillos de leche – Ingredientes

ANUNCIO
  • 300 g harina de fuerza
  • 180 g de leche templada
  • 15 de levadura fresca (o 5 gr. de levadura seca de panadería)
  • 2 cucharadas de leche en polvo
  • 1 huevo
  • 30 g azúcar
  • 20 gr. de miel
  • 6 g de sal
  • 30 gr. de mantequilla ablandada
  • Para pintar: leche + azúcar o huevo batido

Cómo hacer panecillos de leche

Si lo vas a hacer a mano:

  1. El primer paso será deshacer la levadura fresca en la leche templada.
  2. En un recipiente alto mezclas los ingredientes: harina, leche en polvo, huevo, azúcar, miel y la sal. Mezcla todo hasta que tengas una masa homogénea.
  3. Amasa al estilo francés hasta obtener una masa elástica. Para ello, lo más recomendable es que amases durante unos 3 o 4 minutos, dejes reposar la masa tapada durante 10 o 15 minutos.
  4. Incorpora la mantequilla ablandada y se amasa hasta integrar. Continua amasando hasta que esté incorporado.
  5. Repite la misma operación, amasado y reposo, hasta que consigas una masa elástica, lisa y no pegajosa.

Si lo vas a hacer en la amasadora:

ANUNCIO
  • Pon todos los ingredientes menos la mantequilla en el bol de la amasadora.
  • Mezcla a velocidad 1 o 2 durante 30 segundos, hasta que veas que está bien mezclado.
  • Amasa durante 5 minutos a la velocidad máxima. Sin dejar de amasar, comienza a incorporar la mantequilla en dados, poco a poco, según veas que está incorporada añades el siguiente trocito.
  • Una vez veas que está elástica y lisa, será el momento de volcarla sobre un recipiente.
  • A mí me gusta darle un par de pliegues.

Tapa la masa, la dejas reposar hasta que doble su volumen. El tiempo va a variar en función de la temperatura de la casa. Otra opción es dejar la masa en la nevera para que fermente toda la noche.

Una vez que esté lista, la divides en porciones de 50 gramos cada una.

Extiendes la masa, la desgasificas con la yema de los dedos.

Enrolla la masa con tensión pero sin fuerza, suavemente. Una vez que esté completamente enrollado, la línea del pliegue o cierre final se coloca boca abajo. Rueda el rollito para que quede bien sellado, pero sin apretar, no debe de alargarse.

ANUNCIO

Pincela cada panecillo con una mezcla de leche y azúcar.

Deja que fermenten hasta que doble su tamaño. Puede llegar a tardar hasta 90 minutos. Puedes hacerles unos cortes a lo ancho.

Enciende el horno a 180º y, cuando esté caliente, los horneas durante 25 minutos.

Una vez que estén horneados déjalos enfriar por completo.

Si te sobran panecillos después del primer día de horneado, guárdalos en una bolsa zip y podrán durarte en buen estado durante unos 3 días. Después va a ir endureciéndose pero puedes tostarlos y quedan divinos.

Otras recetas que te pueden gustar son:

ANUNCIO
5
5.00 - 1 Voto
Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar