Pollo asado con patatas y manzana ácida

La receta de pollo asado con patatas y manzana ácida es una absoluta maravilla. La combinación de sabores es sublime, le da un toque al pollo espectacular. Y al tratarse de una receta al horno el nivel de dificultad es mínimo. Os contamos cómo prepararlo bien rico y con mucho sabor.

Receta de pollo asado con patatas y manzana ácida

Hay infinidad de recetas de pollo, la verdad es que es una de esas aves que dan una vida maravillosa a nuestra gastronomía y nuestras cocinas. Eso sí, dependiendo de la calidad de la carne que compremos vamos a obtener más o menos sabor, al igual que la textura puede variar.

Algunas recomendaciones para preparar este pollo asado con patatas y manzana ácida:

  • Utiliza los mejores ingredientes que te puedas permitir.
  • Saca el pollo unas horas antes de la nevera y lo dejas a temperatura ambiente. Esto implica que se hará en menos tiempo y así también evitas que quede seco.
  • Recuerda que las hierbas frescas van a ir por dentro y las secas van por fuera.
  • Cuando hablo de vino de guisar me refiero a un vino aromático y con mucho cuerpo, le dará un toque estupendo al plato.

Vais a ver que, a pesar de los líquidos que vamos a incorporar en la receta de pollo asado con patatas y manzana ácida, va a quedar una piel crujiente. El interior del pollo queda jugoso, la combinación con el resto de ingredientes es decididamente sublime.

Si por casualidad os sobra un poco o queréis hacer de más, podéis congelar perfectamente el pollo con la manzana en un recipiente hermético, pero evitar incluir las patatas. Esas hay que servirlas todas y comerlas al momento.

Pollo asado con patatas y manzana ácida – Ingredientes

  • 1 pollo
  • 2 manzanas ácidas o reinetas
  • 3 patatas grandes
  • 1 cebolleta
  • Sal
  • 1 limón
  • Hierbas frescas: tomillo y romero
  • Pimienta recién molida
  • 1/2 vasito de vino para guisar
  • 1/4 de caldo o de agua

Cómo hacer pollo asado con patatas y manzana ácida

Unas horas antes sacas el pollo, lo limpias bien retirando la grasa y las plumas que puedan tener.

Echa sal en la parte interna y externa del pollo.

Te untas las manos con aceite y masajeas el pollo por todos lados. Por encima, en la cara externa del pollo añades el romero y el tomillo seco con un poco de pimienta molida, por todos lados. En la parte interna añades un limón cortado a la mitad junto con las hierbas frescas.

Déjalo a temperatura ambiente un mínimo de dos horas.

Enciende el horno a 180º arriba y abajo.

En la fuente que vayas a usar para hacer el pollo echas un chorro de aceite.

Echa la cebolla cortada en rodajas por toda la base.

Encima añades las patatas cortadas en rodajas no muy gruesas.

Pelas las manzanas, le quitas el corazón y las cortas en trozos grandes. Las pones también junto con las patatas.

Incorpora el vino y el agua o el caldo.

Colocas el pollo en el centro con las pechugas hacia abajo y lo metes al horno. El tiempo total van a ser unos 60 minutos (aunque puede variar en función del tamaño del pollo y de la temperatura del horno). Los primeros 30 minutos van las pechugas hacia abajo; pasado ese tiempo lo giras y las pechugas van hacia arriba, cocinándose otros 30 minutos.

Después ya solo queda sacarlo del horno, cortarlo en piezas y a servir con un poco de patata, cebolleta y manzana ácida en cada plato ¡ya verás qué gustazo!

Otras recetas de pollo que te pueden gustar son:

5
5.00 - 1 Voto
Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar