Escrito por

Pollo frito con jengibre y salsa de soja

El pollo frito con jengibre y salsa de soja es una receta muy sabrosa y muy fácil de preparar. Te va a llevar poco tiempo hacerla, sólo tienes que dejar la pechuga de pollo macerar un poquito y verás que se convierte en uno de tus platos favoritos. Os mostramos cómo hacerla paso a paso.

Pollo frito con jengibre y salsa de soja

El pollo frito con jengibre y salsa de soja se trata de dejar macerando el pollo durante unos 30 minutos, para que adquiera tanto el sabor como la sabrosura del jengibre la soja. Veréis que queda absolutamente riquísimo y que tiene un sabor la carne estupendo, lo que nos permite hablar de otra forma deliciosa de preparar una pechuga de pollo que no sea el típico filete. Por lo que, como os podréis imaginar, también la vamos a incluir en nuestro recopilatorio de las mejores recetas con pechuga de pollo donde veréis recetas sabrosas y diferentes para vuestro día a día.

A su vez, el jengibre es uno de esos ingredientes muy famosos por sus propiedades naturales para la salud. No sólo le va a dar un aroma especial y un poco de picante, si no que también es un aporte saludable. Con el resto de la raíz que os sobre siempre podéis preparar un té de jengibre, tal y como os hemos mostrado anteriormente.

En cuanto a la salsa de soja he utilizado una salsa de soja japonesa, tiene un punto de sabrosura estupendo sin llegar a ser excesivamente salada, por lo que la suelo utilizar mucho más que la salsa de soja china.

Pollo frito con jengibre y salsa de soja: Ingredientes

  • 1 pechuga de pollo (240 gr.)
  • Raíz de jengibre fresca
  • Salsa de soja japonesa
  • 2 cucharadas sake (vino de arroz) o cambiarlo por vino seco
  • Harina de maíz
  • Harina 00
  • Aceite de oliva para freír

Pollo frito con jengibre y salsa de soja: Preparación

Corta la pechuga de pollo en dados y lo echas en un bol o recipiente que te guste.

Raya unos 3 -4 cm de jengibre sobre el pollo, remuévelo bien para que impregne todo el pollo. Echa las cucharadas de vino de arroz y cubre con la salsa de soja. No hace falta que esté cubierto excesivamente, fijaros en la foto.

Lo tapas y lo metes en la nevera durante unos 30 minutos para que macere y el pollo adquiera todo el sabor.

Pasado este tiempo, escurres el pollo para retirar los ingredientes extra. En un plato mezclas un poquito de harina de maíz con harina, yo he echado la misma cantidad de uno que de otro, y pasas cada dado de pechuga por la mezcla de harinas.

Pon abundante aceite en una sartén y cuando esté caliente añades cada dado de pollo. Tienes que dejarlos hasta que estén bien dorados y hechos por dentro.

Los retiras sobre un plato con papel de cocina, para que absorba la grasa sobrante, y sirves inmediatamente.

Otras recetas que pueden interesarte son: