Cómo hacer scones caseros paso a paso

SaborGourmet.com

Los scones son unos panecillos espectaculares que hacen los ingleses para rellenar de maneras diferentes. La merienda, desayuno o tentempié perfectos para distraer al estómago y deleitar el paladar. Encontrarlos en un comercio va a ser difícil, pero esto no quiere decir que tengas que renunciar a probar o a comer los scones. Tanto si todavía no los has probado, como si ya los probaste y te gustaron, anímate a prepararlos en casa y comerlos siempre que quieras. Te enseñamos cómo hacer scones caseros paso a paso. Son ideales para cuando tienes invitados.

Cómo hacer scones caseros paso a paso

Ingredientes para preparar los scones o panecillos ingleses

Scones

Con las cantidades de ingredientes que vamos a indicarte salen panecillos para 10 personas. Toma nota:

  • 260 gramos de harina de fuerza
  • 50 gramos de azúcar
  • 10 gramos de levadura
  • 75 gramos de mantequilla
  • 1 huevo
  • 120 mililitros de leche
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

Así se preparan los scones ingles. Receta paso a paso

Scones con lemond curd

El primer paso es coger un bol y añadir todos los ingredientes secos, es decir, la harina, el azúcar y la levadura.

A continuación, cortamos en dado la mantequilla y la añadimos a la mezcla. Con un tenedor, la mezclamos con la harina y el azúcar, pero evitando que se derrita, pues tan solo hay que integrarla. La mantequilla debería estar fría, nada de derretirla.

Cogemos otros bol y en él batimos el huevo con la leche. Mezcla bien ambos ingredientes.

Scone

Del bol primero donde echamos los ingredientes secos y la mantequilla, regresamos a él, abrimos un hueco en la masa y vamos vertiendo, con cuidado, el huevo batido con la leche. Ahora sí, vamos mezclando bien para que toda la masa se humedezca.

Scones con arándanos

Hay que conseguir una masa de la cual podamos formar una bola que se deje manipular. Si la masa estuviera seca, añadimos más leche, sin abusar. Si ha quedado líquida, añadimos más harina.

Scones

Ya tenemos la masa. Ahora veamos cómo se elaboran los scones ingleses. Porque hasta aquí, lo que hemos visto es el procedimiento habitual para hacer cualquier clase de bollo dulce o bizcocho, pero nosotros queremos los scones.

Hay que trabajar la masa. Para esto, enharinamos una superficie que esté limpia o mesa de trabajo. La encimera de la cocina es el lugar idóneo. Cogemos pedazos de masas y vamos formando rectángulos de unos 2 centímetros de grosor. Pasamos un poco el rodillo.

Scones con crema

Ahora hay que cortar los bollitos. Para ello usaremos un cortante que sea de unos 5 o 6 centímetros.

Precalentamos el horno a 200º con calor arriba y abajo, sin aire. Preparamos una bandeja de horno colocando papel sulfurizado. Y ponemos encima los scones, boca abajo. Pintamos los bollos con leche y, cuando estén todos colocados y pintados, y el horno caliente, horneamos unos 15 minutos.

El objetivo es que los scones se pongan dorados, pero no que se queden duros ni, por supuesto, que se quemen. Quédate vigilando de cerca.

Scones con crema y mermelada

Una vez listos, ya podemos saborear los deliciosos scones. Pero antes tendremos que rellenarlos. Por ejemplo, los puedes rellenar con mantequilla y mermelada. O preparar una lemond curd y rellenarlos de esta rica crema inglesa. También vale cualquier otra confitura o relleno que te apetezca si hay por ahí algún antojo de innovar con la receta. E incluso puedes agregar a la masa de preparación unos arándanos o frutos rojos secos, para que los bollitos salgan con este sabor y que estén más buenos aún.

Scones salados

Hay quien prepara los scones con dátiles, rellenos de queso e incluso para acompañar patatas. Lo tradicional es servirlos en dulce. Pero ¡ojo que cada cocinero tiene libertad de creación!

Scones

¿Verdad que están buenos? Estos panecillos ingleses llevan deleitando paladares desde el año 1840, cuando la duquesa de Bedford decidió prepararlos para ofrecerlos a sus invitados para acompañar el té de las 5, tan tradicional en Inglaterra. Así es como una receta, en origen de alta sociedad, fue ganando popularidad y siendo consumido, con el tiempo, por toda la población inglesa.

Lo más característico de los scones es que son mini panecillos, dulces y con un irresistible aroma a mantequilla. Aprender a preparar estos panecitos es una buena idea, porque los puedes presentar para cuando tienes gente en casa, para tomar con el café o la merienda de la tarde, en el desayuno o como postre. Y una vez aprendas a hacerlos, comprobarás que no es nada complicado.¡Todos te pedirán la receta!

Prepara también un té de jengibre para acompañar estos y otros dulces:

Galería de imágenes Cómo hacer scones caseros paso a paso

SaborGourmet.com
5
5.00 - 1 Voto
Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar