Bizcocho de calabaza marmolado

El bizcocho de calabaza marmolado es una manera divertida, dulce y deliciosa de preparar un bizcocho que ya, de por sí, entra por los ojos. Su combinación de colores y el efecto de las masas llama la atención pero, lo mejor, está cuando das el primer bocado. Os contamos cómo prepararlo en casa.

Receta de bizcocho de calabaza marmolado

Los bizcochos de calabaza siempre, siempre, siempre son un acierto. No aportan sabor a la masa pero sí dulzor y una textura estupenda para este tipo de preparaciones, puesto que hace que los bizcochos sean más jugosos y húmedos de manera natural.

En este caso, el bizcocho de calabaza marmolado no es otra cosa que una combinación de masa de bizcocho de calabaza con masa de bizcocho de calabaza y chocolate. Fin. ¿El resultado? Pues ya puedes imaginarte lo maravilloso que queda ese punto de cacao, tan estupendo para los chocolateros como para los que buscan el punto justo de dulzor.

En cuanto a la forma o la manera de echar la masa para este tipo de bizcocho marmolado hay muchísimas maneras de lograrlo. Puedes crear combinaciones a rayas horizontales, éste que es un formato más vertical o puedes ser tan creativa como te apetezca. Sea como sea, se consigue combinando un poco de mezcla de uno u otro, hasta terminar ambas partes. Como no se mezclan por completo las masas, se obtiene este tipo de resultados. ¡Así de sencillo!

Como cualquier otro bizcocho, éste se puede congelar sin ningún problema. Lo que yo suelo hacer, si hago de más o tengo la pretensión de congelarlo para tener para otras ocasiones, es congelarlo por porciones separadas con papel vegetal y metidas en una bolsa zip o un recipiente totalmente hermético. De esta manera, solo saco las porciones que necesite, se deja descongelar a temperatura ambiente y tienes un súper bizcocho, tan estupendo como el primer día.

Ingredientes para Bizcocho de calabaza marmolado

  • 250 gr. de calabaza
  • 250 gr. de harina
  • 100 gr. de azúcar blanca
  • 100 gr. de azúcar integral
  • 3 huevos
  • 25 gr. de cacao en polvo sin azúcar
  • 10 gr. levadura química
  • 110 gr aceite girasol
  • Pizca de sal

Cómo hacer bizcocho de calabaza marmolado

El primer paso va a ser hacer un puré de calabaza. Para ello, puedes cocerla troceada y pelada con un poquito de agua o puedes asarla. En mi caso, he optado por esta segunda opción aprovechando que lo tenía encendido para otras preparaciones (unos 20 -30 minutos).

Enciende el horno a 180º, calor arriba y abajo.

Pones los huevos con los dos tipos de azúcar y los bates hasta que veas que aumenta de tamaño.

Después incorporas el aceite de girasol y continúas batiendo hasta que esté totalmente integrado.

A esta mezcla le añades 225 gr. (reserva 25 gr.) de harina tamizada, la levadura química y la pizca de sal. Remueve hasta que esté completamente integrado.

Divide la masa en dos partes y a una le añades los 25 gr de harina que hemos reservado y, a la otra masa, 25 gr de cacao en polvo sin azúcar. Ambas masas tienen que quedar bien homogéneas.

Forra el molde que vayas a utilizar con papel vegetal.

Vuelca la masa en el molde como más te guste. En mi caso, he hecho una cucharada de una masa y una cucharada de la otra masa, alternando, para que nunca vayan iguales ni por los laterales ni por la base del rectángulo. La imagen sería como un tablero de damas o ajedrez.

Cuando hayas terminado con toda la masa, lo metes en el horno durante unos 40 minutos. Dependiendo de vuestro horno puede estar antes o después. La manera de saber que está cocido es introducir un palillo o cuchillo, si está seco, hay que retirarlo.

Lo he dejado enfriar con un trapo de cocina encima y, después, listo para disfrutar en casa con un buen té.

Otras recetas que te pueden gustar son:

5
5.00 - 1 Voto
Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar