Receta de Galletas marineras, una opción de crackers caseros

Las galletas marineras se las conoce como el pan habitual de los barcos desde el siglo XV, nada más y nada menos. En esta ocasión, os traemos una versión de esta receta que podéis disfrutar como unos crackers caseros o como un pan crujiente que dura en buen estado mucho tiempo.

Receta de galletas marineras caseras

A diferencia de otro tipo de panes, las galletas marineras son un tipo de pan crujiente que se conserva muy bien, de ahí que fuese y sea un pan habitual en los barcos. Estas galletas que son también conocidas como náuticas, son una galleta seca y mantiene su textura durante mucho tiempo, lo que es totalmente ideal.

Estas galletas marineras son ideales como crackers, las podéis tomar en cualquier momento del día y combinadas con todo tipo de ingredientes, desde unos canapés o una tabla de quesos, a una comida principal. Igualmente, las podéis consumir sin más, sin ningún otro ingrediente y la verdad es que están buenísimas.

Además es una receta totalmente personalizable en base a los gustos de cada uno y los tipos de dieta. Por ejemplo, yo he usado mantequilla pero podéis cambiarlo por aceite de oliva; se pueden añadir otros ingredientes a la mezcla como semillas de chía o de sésamo, incluir alguna especia para darle otro toque de sabor, etcétera. Esto, como siempre, a vuestro gusto.

Los tamaños de las galletas marineras también las podéis variar. Yo he utilizado un cortador pero, si no tenéis en casa, bien podéis utilizar la boca de un vaso del tamaño que más os apañe y listo ¡sin tener que hacer más gastos!

Para su conservación es importante que utilicéis materiales herméticos. Tengo que deciros que no sé cuánto tiempo pueden duraros, a pesar de que hacemos bastante cantidad no suelen pasarnos de los 15 días.

¡Es una receta muy sencilla!

Galletas marineras caseras – Ingredientes

  • 250 gr harina
  • 25 gr mantequilla
  • 1 cucharadita de sal
  • 5 gr levadura seca de panadería
  • 100 gr agua

* Las cantidades de los líquidos pueden variar en función de lo que absorba tu harina.

Cómo hacer galletas marineras caseras paso a paso

En un recipiente amplio echa la harina, la sal y la levadura seca. Mezcla.

Incorpora el agua junto con la mantequilla completamente líquida (pero a temperatura ambiente) y mezcla de nuevo hasta que tengas ante ti una masa homogénea.

Bolea la masa para que todo quede bien integrado y tengas una masa homogénea. Te dejo un vídeo para que puedas ver cómo es ese paso:

Una vez que tengas una masa lisa y homogénea en la superficie, es el momento de dejarla descansar 20 minutos. No tiene que fermentar, solo es para que se pueda estirar más fácilmente.

Enciende el horno a 200º.

Después solo tienes que espolvorear un poco de harina sobre la superficie de trabajo. Pon la masa en el centro y utilizas un rodillo para aplanarla hasta que tenga un grosor de 2mm más o menos.

Con ayuda de un cortador o de un vaso ve cortando las galletas marineras. El tamaño del cortador puede ser de 6 a 8 cm, aunque esto es totalmente personalizable.

Sobre una bandeja de horno previamente forrada de papel vegetal vas colocando cada una de estas galletas. No tiene por qué haber una gran separación entre las mismas, puesto que no van a crecer en exceso.

Con los restos que te queden vuelven a amasar y a estirar con el rodillo. Corta de nuevo las galletas y las sigues colocando en el papel de horno.

Pincha encima de las galletas con un tenedor para evitar que puedan crecer en demasía. Lo metes en el horno durante 20 minutos, tienen que quedar doradas al gusto de cada uno. Si quieres que queden más secas, una vez que haya pasado el tiempo de horneado se apaga y se dejan dentro, poco a poco, para que se terminen de secar. Eso sí, hay que echarles un ojo para que no se doren en exceso.

Después se dejan enfriar por completo y a disfrutar.

Otras recetas de pan que os pueden gustar son:

5
5.00 - 1 Voto
Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar