Escrito por Tendenzias

Salmorejo cordobés

El salmorejo cordobés es una receta típica de la gastronomía andulza y, finalmente, de la gastronomía española. Un plato típico del verano y que se elabora con tomates maduros. Una receta sencillísima y deliciosa que os mostramos cómo hacerla en casa fácilmente.

salmorejo

El salmorejo cordobés no es lo mismo que un gazpacho, ambos están elaborados con una base de tomate y ambos son tradicionalmente de la gastronomía andaluza pero vais a ver que hay grandes diferencias entre unos y otros.

Ambos platos se suelen describir como una ensalada líquida, por la cantidad de tomate y los nutrientes que aportan, siendo un plato que se suele presentar como un entrante.

Uno de los aspectos fundamentales para la elaboración de este plato es comprar unos tomates maduros y que sepan a tomate, pues van a ser la clave para conseguir un salmorejo cordobés en condiciones. También hay que tener cuidado con el aceite, pues si se usa un aceite intenso es mejor rebajar la cantidad para que no tape el sabor.

Vais a ver que esta receta es una de las formas más fáciles de preparar un salmorejo cordobés delicioso.

Salmorejo cordobés: Ingredientes

  • 1 kg tomates maduros
  • 200 gramos de pan duro
  • 100 mililitros de aceite de oliva
  • 1 diente de ajo
  • Sal a gusto

Salmorejo cordobés: Preparación

Lava bien los tomates y los cortas en trozos grandes (no hace falta hacer cuadraditos ni simetrías), los echas en una cacerola y los trituras con la batidora.

Para conseguir una textura más fina y retirar las pieles junto con las semillas, lo pasas todo por un chino o por un colador fino. Si quieres reutilizar lo sobrante, puedes hacerlo para unas tostas de pan.

Corta en trocitos 200 gr. de pan de dos días, lo añades a la cacerola con el tomate líquido y si ves que está muy duro, lo dejas reposando un poquito para que se humedezca bien. Después, vuelves a triturarlo todo junto.

Pela el ajo y le quitas el tallo fino del centro. Lo cortas en dos y lo añades.

Echa también el aceite de oliva virgen, unos 150 ml. Cuanto mejor sea, más rico va a estar el salmorejo pero prestad atención porque si es un aceite muy intenso puede cubrir el sabor del tomate.

Echa sal al gusto, bate todo y ve probando para darle el punto justo de sabor que más te guste.

Después, lo reservas en la nevera unas horas ara que se asienten los sabores y verás qué delicia.

La presentación común suele ser echarle unos taquitos de jamón por encima junto con un huevo duro, o podéis presentarlo tal cual ¡está tremendo!

También te puede interesar:

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

SaborGourmet.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos