Escrito por

Ternera guisada

Personalmente, soy de las que opinan que no hay nada mejor como la comida casera y por eso vamos preparar ternera guisada.

En la actualidad, cada vez son más personas las que no tienen tiempo de cocinar y dedican los fines de semana a dejar la nevera llena con diferentes cacerolas con una comida para cada día. Hoy os presento este plato que os ayudará a comer algo sano, rico y nutritivo.

Los ingredientes son para que tengáis ternera guisada para varios días según el número de comensales.

Ingredientes

  • Un kilo de morcillo de ternera troceado
  • Una cebolla grande
  • Tres dientes de ajo
  • Un pimiento rojo
  • 250 gramos de champiñones
  • Aceite
  • Sal
  • Tres granos de Pimienta
  • Perejil
  • Medio vaso de vino blanco
  • Una pastilla de caldo de carne o de verduras
  • Harina (para dorar la carne)

Preparación

El primer paso será dorar la ternera en una sartén (diferente a que se haga por dentro). Para ello salamos la carne y ponemos en un platito un poco de harina, la rebozamos un poco y a continuación, lo echamos en una sartén previamente calentada con aceite.Una vez que hemos dorado la carne, la sacamos y la ponemos aparte.

En la grasa de la carne será donde rehoguemos las verduras. Picamos la cebolla en trozos menudos, el ajo en trozos más pequeños que sean imperceptibles para la vista o muy grandes para poder quitarlos y que no molesten al comensal. Cubrimos la cacerola con aceite y una vez que esté caliente añadimos la cebolla y el ajo, espolvoreamos con sal.

Mientras se va pochando, picamos el pimiento rojo en trozos pequeños y una vez esté listo, añadimos a la cacerola.

Según tengáis los champiñones de grandes, decidid en cuántos trozos lo cortáis. En mi caso, eran de tamaño medio más bien pequeños, así que los he cortado en cuatro trozos. Importante que los lavéis bien tanto el exterior como el interior para no masticar ninguna arenilla. Los añadimos a la cacerola.

En el momento en que añadas la carne, echa a su vez la pimienta y rehogas todo junto en el sofrito. Pasado un tiempo, cuando veas que todo está bien mezclado añades el vino blanco y la pastilla de caldo de carne. Espolvoreas con un poco de perejil y esperas a que reduzca. Si ves que tiene un sabor fuerte o que tiene poca salsa puedes añadirle un poco de agua, según gustos.

Más recetas: