Escrito por Tendenzias

Crema de espinacas

Una crema de espinacas es un plato de cuchara absolutamente deliciosa, con un sabor suave gracias a la nata líquida y que es verdaderamente fácil de preparar. Además, como verás a continuación, no necesitas un gran número de ingredientes para obtener una crema sublime.

Personalmente, los platos de cuchara son imprescindibles en cualquier día del año, tanto las cremas frías como las calientes, pues son una de las comidas más sencillas de preparar y en las que puedes disfrutar todo tipo de sabores.

En esta ocasión, hemos preparado una crema de espinacas con verduras congeladas, pero puedes utilizar las espinacas frescas para prepararlo. Esto va en cuestión de comodidad y de gustos de cada uno, pero veréis que la preparación es más o menos la misma.

Eso sí, para rebajar el sabor fuerte que pueden tener las espinacas hemos utilizado un poquito de nata líquida, lo que al final produce un sabor similar al de las espinacas a la crema. Si no te gusta el sabor de la nata o no tienes en casa, siempre puedes añadir al final un poco de queso crema para suavizarla.

Crema de espinacas: Ingredientes

  • 500 gr de espinacas (congeladas o frescas)
  • 100 ml de nata líquida
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Agua

Crema de espinacas: Preparación

Limpia y trocea la cebolla.

En la cacerola que vayas a utilizar para hacer la crema de espinacas, echa un chorro de aceite y añade la cebolla con un poco de sal junto con el diente de ajo pelado, deja que se vaya pochando poco a poco.

Si vas a utilizar las espinacas frescas, lávalas y las incorporas a la cacerola. Remueve un momento.

Si vas a utilizar espinacas congeladas échalas directamente a la cacerola, sin necesidad de descongerlarlas previamente. Cubre las espinacas con agua o un caldo que te guste, pero ten en cuenta que si echas excesiva agua vas a tener una crema muy líquida y con poco sabor, pues las espinacas ya sueltan agua de por sí.

Déjalas cociendo unos 10 minutos aproximadamente, verás cómo se ha descongelado y están las espinacas cocidas.

Después, echas un chorrito de nata líquida (o el queso crema) y remueves bien. Tríturalo todo con una batidora para que quede una textura cremosa y fina.

Si te sobra no pasa absolutamente nada, métela en tarros de cristal y a la nevera una vez que esté fría, aguanta unos días en perfectas condiciones.

¡A disfrutar!

Cremas: recetas

Si quieres conocer otras recetas de cremas para que puedas variar en sabores y verduras en casa, a continuación te dejamos otras recetas de lo más interesante ya que las puedes disfrutar tanto frías como calientes, a gusto de cada uno y verdaderamente deliciosas:

SaborGourmet.com

Newsletter