Escrito por Tendenzias

Cómo hacer orejas de Carnaval – Gastronomía Gallega

Las orejas de carnaval son un postre de la gastronomía gallega típicas de uno de los eventos más disfrutados y afamados de Galicia, el carnaval. Os contamos cómo prepararlo en casa de una forma sencilla y con un resultado delicioso.

Orejas carnaval

Las orejas de carnaval, en gallego orellas de entroido, son uno de los postres típicos de estas fechas. Además, podéis combinarlo con otros dulces típicos de estas fechas como son las filloas de carnaval, muy parecidas a la masa de los crepes pero se pueden elaborar con leche o con sangre de la matanza.

Las filloas tienen una textura suave y jugosa, mientras que las orejas de carnaval tienen una textura muy crujiente. Es importante hacerlas bien y cuidar la fritura para que no sepan a grasa. De igual manera, lo tradicional es utilizar manteca de cerdo en lugar de mantequilla, así que si tenéis en casa sólo tenéis que cambiar una por otra.

Si no queréis comprar azúcar glasé y queréis hacerla en casa moliendo el azúcar, la realidad es que nunca se alcanza la misma textura por lo que es preferible comprarla pero ahí tenéis otra opción por si os veis apurados en el último momento.

Orejas de Carnaval: Ingredientes

  • 500 gr de harina
  • 3 huevos
  • 100 gr de mantequilla
  • Una copita de anís
  • 120 gr Azúcar en polvo
  • Agua
  • Ralladura de un limón o una naranja
  • Sal, una pizca
  • Aceite de oliva suave o de girasol

– Preparación: Fácil

Orejas de Carnaval: Preparación

Lava la fruta (naranja o limón) y ralla la cáscara sin que caiga ninguna parte blanca, ya que ésta puede aportar acidez a la mezcla en lugar del toque cítrico.

Echas la ralladura en un recipiente junto con la mantequilla derretida, la pizca de sal, el azúcar, los huevos, el agua templada y el anís. Ayúdate de unas varillas para conseguir que todos los ingredientes queden completamente integrados y homogéneos.

Ve incorporando la harina poco a poco, para ello deja a un lado las varillas y utiliza una espátula para removerlo cómodamente. Si te gusta amasar manualmente, ésta es tu receta, echa un poco de harina sobre una superficie seca, vuelca la masa y termina amasándola con energía durante unos 7 minutos.

Una vez que sea homogénea la metes en el recipiente y cubres con un paño, dejándola reposar entre 30 y 45 minutos. 

Pasado ese tiempo, sólo hay que ir cortando pequeñas piezas, estirarlas y freírlas en aceite bien caliente. Vuelta y vuelta porque se hacen en seguida, las sacas sobre papel absorbente y luego la pasas al recipiente donde quieras presentarlas para echar el azúcar glasé por encima.

¡A disfrutar!

SaborGourmet.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos