SaborGourmet.com

Tarta de queso rapidísima, sin horno y sin horas en la nevera

Tarta de queso rapidísima, sin horno y sin horas en la nevera es infalible para esos días en los que aparecen invitados sorpresa o simplemente cuando no te apetece cocinar en exceso.

Tarta de queso rápida

El resultado de esta tarta de queso rápida es una textura muy cremosa, densa pero sin llegar al punto de estar cuajada. La falsa galleta que hemos preparado es la misma receta que utilizamos para preparar el crujiente del crumble de manzana, no es una galleta en sí (faltan ingredientes como el huevo) pero tiene el sabor y el punto crujiente perfecto para conseguirlo.

Tarta de queso rápida: Ingredientes

Relleno queso:

  • 300 gr. de queso crema (tipo philadelphia)
  • 250 gr. queso mascarpone
  • 500 ml de nata líquida para montar
  • 100 ml de leche entera
  • 100 gr. azúcar blanquilla

Crumble – falsa galleta

  • 200 gr harina
  • 100 mantequilla a temperatura ambiente
  • 60 azúcar moreno

Mermelada de arándanos o frutas que os gusten

Tarta de queso rápida: Preparación

  • Preparación falsa galleta

Puedes desmigar las galletas que más te gusten o preparar una falsa galleta.

Si hacéis la falsa galleta, ésta sí que va a llevar un tiempo de preparación en el horno. Si os da tiempo, os lo recomiendo mucho, si no ya sabéis que sólo tenéis que desmigar las galletas (pero en trocitos, no las dejéis como si fuera polvo) y las mezcláis con mantequilla derretida. Reserváis.

Mezcláis los tres ingredientes. Amasa con las manos hasta que veas que todo está bien integrado, que tienes una masa.

Desmenúzalo un poco y lo pones en una bandeja apta para el horno, cuanto más extendido más rápido. Lo metes en el horno caliente a 180º y hasta que veas que está un poquito dorado, esto va a ser de 15 a 30 minutos. Después, lo dejas enfriar.

  • Crema de queso

Tan fácil y tan sencillo que sólo tenéis que añadir todos los ingredientes en un recipiente alto (en mi caso he usado una cacerola) y a batir con las varillas eléctricas hasta que tengáis una crema completamente homogénea.

Una vez lo tengas ya estaría listo para servir. En mi caso, lo he hecho con una hora de antelación y lo he dejado en la nevera mientras preparaba el primer y segundo plato de la comida.

  • Montar el postre

Para que se vea más bonito y diferente lo hemos montado al revés. La primera capa son unas cucharaditas de mermelada, echáis unas cucharadas de la crema de queso (veréis que está cremosa, un poco densa, sin llegar a estar cuajada) y luego espolvoreáis la galleta o falsa galleta por encima.

Otras recetas que os pueden resultar interesantes:

4.40 / 5
4.40 - 17 Votos
Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar